miércoles, 31 de octubre de 2007

Il piccolo diavolo

"L'amore è come la Luna: si non cresce, cala" (libero) De nuevo llueve, y eso es bueno porque el agua arrastra todo lo que ya ha terminado, como las hojas amarillas de los árboles.
Aparque mi bici en el Batisterio y comenzó mi jornada. Compro las entradas para un concierto, voy de un lado para otro intentando buscar a varios profesores pero, lógicamente, no estaba ninguno, como en la Mensa y después voy al banco porque aquí si cierran tarde (hasta las 3,30) y no como en España. El banco en cuestión era como el de Mary Poppins y la gente que me atendió fue realmente muy maja. Yo sigo pensando que hacen castings para seleccionar a la gente que está cara al público porque aun no me he cruzado a nadie desagradable (excepto la del curso de italiano, que no cuenta porque no era propiamente cara al publico) sino todo lo contrario. Hubo alguien que le enseñó al que le atendía un par de tacos españoles, y no fui yo (que conste). Eramos 3 intentando abrir 3 cuentas y a cada uno le toco un “banquero” distinto. Sí, yo solito fui capaz de abrirme una cuenta en el banco (muy orgulloso de mi mismo tras este hecho).
Luego di vueltas y mas vueltas por la ciudad hasta terminar merendando un vaso de leche con nesquik mientras haciamos tiempo para ir a la Academia donde está el David de Miguel Ángel porque se suponía que era gratis pero nada, falsa alarma. No fuimos los unicos que esperaron en la puerta. Llovía. Nos fuimos al piso de unos italianos que nos habian prometido una película toscaza muy graciosa. Nada, era una película italiana donde se reflejaban los topicos españoles en plan flamenco, ole, alegria y toros. Recuerdo haber hablado alguna vez en el blog de los tópicos que tenemos en España sobre los italianos y ahora verlo desde el otro lado me sentó bastante mal porque no es justo, porque el desconocimiento mata y porque hay que intentar ver más alla de las narices de uno mismo. Aun así la película no es mala completamente (Il ciclone) aunque hablan en italiano toscano (babbo es padre, ganzo es guay, mi garba es me gusta,…). Nos hicieron un risotto de verduras para comer mientras veiamos la película. Increíble. Luego empezamos a ver il piccolo diavolo de Roberto Benigni y lo que vimos (un poco menos de la mitad) es una pasada, sin poder parar de reir. La pondré a descargar para, un día de estos, terminar de verla. Más tarde sacaron una guitarra y no pude evitar tocar algo…luego tocaron ellos canciones en español (Rayando el Sol…) y más tarde en italiano. Quedé con ellos en que les enseñaré alguna cancion en español y ellos a mi en italiano. Después vino una amiga y a la media hora terminamos en su panda 8 personas de camino a un antiguo manicomio que ahora es un pub. Llovía. El sitio en cuestión (Ulisse) está donde Cristo dio las 3 voces y está lleno de gente con aspecto extraño. La cerveza era barata (3 euros el litro…). La música era en plan electrónica no excesivamente rallante. Luego quisimos irnos pero nos teniamos que quedar, luego la amiga de nuestros amigos italianos se quería ir y nosotros no, pero al final nos fuimos, si, lo intentamos. Dijo que si alguno sabiamos conducir que iba muy mal. Yo tengo el carnet aquí y P. tambien pero él no lo llevaba encima. Al final no nos atrevimos y se monté en el coche la muchacha en cuestion. A los 2 metros para el coche y dice que no puede conducir. Bueno, que remedio, si no hay otra opcion tendré que conducir. Y lo hice. En un coche de gasolina (yo siempre he conducido diesel y cuesta un poco adaptarse…) por estas calles de Florencia, desde el manicomio a una calle cerca de Santa Croce. Un espectáculo, la verdad. Ya puedo decir que he conducido un coche en Italia.
Aparque el coche, nos dio las gracias (un abrazo muy fuerte a todos) y nos marchamos de alli mientras ella gritaba llamando a su compañera de piso. Nunca hubiese imaginado que me pasaría algo asi. Luego di un paseo por San Frediano (en el oltrarno) para ir dejando gente en su casa y luego cruzando el ponte vecchio hasta el duomo y el batisterio donde mi bici había estado soportando todo el día la lluvia, los turistas y la vida en general. De camino apareció un poster de INTERPOL y no pude resistirlo (creo que es el unico que no ha desaparecido de la ciudad desde que los colgaron; que yo tenia visualizaos varios desde mi casa al centro y desaparecieron en un dia). Así que con toda la felicidad del mundo a mis espaldas y un poster de INTERPOL en mi cesta me fui para casa. Llovía débilmente. A mitad de camino se sale el pedal de mi bici y maldigo a todos los dioses porque podia haber ocurrido en cualquier otro momento pero no, era mejor en ese preciso instante. Asi que la mitad del camino a casa tuve que ir andando, con un bici con un pedal destronado llevada por el manillar y con un poster en la cesta, pero con toda la felicidad del mundo a mis espaldas.
FOTO: La ciudad desde el otro lado del rio, con la Luna llena entre las nubes.

3 comentarios:

carlos 1 de noviembre de 2007, 19:09  

sebas....

Me acordé de tu amiga en cuanto la vi!
Fue a mi primer concierto en la Tertulia.

Espero que te gustara!

Un abrazo fuerte y a ver cuando pasas por Granada.

;)

Mj 2 de noviembre de 2007, 0:05  

No conducía yo por esas calles italianas ni por todo el oro del mundo. Qué pavor, con la de locos que hay sueltos con carnet de cinducir por aquellas tierras...

(Lo de poner Interpol todo en mayúsculas me ha llamado muchísimo la atención...como tus zapatillas...)

W. 2 de noviembre de 2007, 2:21  

Carlos: Si. Ella llevaba un monton de tiempo oyendome hablar de musica de autor y de la tertulia. Ir a escuchar a Zahara era un buen momento para llevarla por primera vez. Y apareció el muchacho de la camisa verde y la guitarra burdeos. Ella se emocionó hasta llegar al llanto (hasta me pidio perdon por algo tan increiblemente maravilloso...) Ella se acercó a hablar contigo. Yo siempre he sido más timido.
Luego ya vino todo lo demás.

Y si, me gustó mucho el regalo. No dejará ud nunca de sorprenderme. GRACIAS!

Mj: o conducia yo o nos quedabamos en el manicomio hasta que a la susodicha se le pasase la mona. Florencia de noche no es tanto caos en cuanto al trafico. Hoy me he vuelto a encontrar con ella...Mañana narro lo queel dia ha dado de si que estoy cansadisimo.
Y lo de interpol no va con segundas., ti lo juro /ti lo yuro/

About This Blog

About This Blog

  © Blogger templates Brooklyn by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP