domingo, 5 de octubre de 2008

Dig out your soul

"Una palabra es un pájaro en mitad de una página. Es el infinito. Tú eres una palabra en medio de una hoja en blanco y puedes volar hasta donde quieras. Vuela. Vuela antes de que la página pase o el cielo se oscurezca. Antes de que sea de noche." El camino de los Ingleses


Decíamos ayer que tengo la certeza de que las palabras curan... hoy digo que no solo sé que curan si no que pueden llegar a dar la vida principalmente porque evitan el silencio y aunque el silencio forme parte de la música hay momentos en los que necesitas una melodia sincera y continua, rotunda. El silencio, el silencio... recuerdo mi último día en Madrid, hace unas semanas, que me iba a dejar olvidado el mp3 en casa de Carlos (gracias Carlos, gracias Isa, por todo) y me tuve que salir de la parada del metro y volver. Recuerdo que me crucé con él a mitad de camino y me dijo: te dejas la música. Si no hubiese cogido mi mp3 en ese momento me hubiese tirado las 3 horas de espera en la estacion Sur (porque no quedaban plazas en ningun autobus...cosas que me pasan a mi) en silencio, pero claro, uno no sabe lo que le puede ocurrir en la proxima esquina de la vida que circula sin aminorar su paso. El caso es que no me dejé la música y al fin y al cabo es lo que verdaderamente importa.

Cambios, cambios, cambios. Se termina el verano, ya no veré atardeceres en la playa con tanta frecuencia, el tiempo que, de nuevo, ha pasado muy deprisa y las incertidumbres que se me anclan a las entrañas. Pero sonrío, que aqui uno es muy de pisar hojas caidas en tardes otoñales, sí. Confieso que siento imperiosas ganas de gritar cada vez que me asomo a un acantilado, que no soy de vértigos ni miedos si no de pies en el suelo y corazones en un puño. Y hace 6 años hacía el mismo recorrido para ir a la facultad que el que tengo que hacer este año (enésimo circulo), que no he perdido las ilusiones por el camino. Aquellos primeros días iba a la facultad con los bolsillos cargados de ilusiones y miedos. Ahora los miedos se han tornado invisibles y las ilusiones han tenido hijos. La banda sonora ha variado, eso si.

Ya llevo una semana de clases y tengo que confirmar mis sospechas: me ha sentado como una gran bofetada con la mano bien abierta en toda la cara lo de volver. Tenía ganas de retomar rutinas pasadas pero tambien estaba mi deseo de no tener rutina, de desmontarme y montarme la vida a cada paso, a diario, que el futuro no exista más allá de 24 horas. Pese a todo, intento escurrir este mi último año desde el principio, lo cual ha implicado muchas horas de fiesta en esta primera semana, dormir poco, visitar miradores con la Alhambra al fondo, paseos por el Albayzin, tapas, cañas, cafes y otros vicios confesables. Me he dado cuenta de lo que he echado de menos esta ciudad. Me he dado cuenta que me gusta más la zona donde vivo ahora (en el centro) en este barrio donde la gente cuelga las zapatillas de los cables de la luz y hay una acordeonista que ameniza mis ratos al volver de la facultad. Reencuentros, desencuentros, tedios y nuevas motivaciones. Clases muy interesantes y ganas de aprender; clases muy aburridas y subjetivas como la puta Preventiva que intento amenizar cantandome una y otra vez canciones de Luis Arronte aunque a mi no me funciona y termino tarareando la cuesta de Enero y llamandome gilipollas por pensar asi en pleno octubre. En realidad la cuesta de Enero yo la pongo donde me da la gana, por supuesto. De todas formas, lo que debería hacer es destruirlo...todo.

En fin...que se acaba el tiempo, que he empezado a hacer ciertas cosas por última vez, que no tendré mas vueltas al cole ni estrenaré boligrafos y paquete de folios, que voy quemando etapas, que he engordado y he perdido pelo, que hoy me enamoré tres veces y me rompieron el corazon cuatro, que no se me ha quedado pequeño el mundo si no grande, que las incertidumbres me destrozan, que pienso ponerle a esta etapa el final que se merece. Imaginate si hubiese elegido X en vez de Y hace ya 6 años. Que tonterías, esas cosas no tiene sentido pensarlas. Él decidió ser médico, sí, fíjate, médico.

16 comentarios:

amanda 5 de octubre de 2008, 22:33  

Es la segunda vez en el día de hoy que leo la frase que da título a tu post, ¿de dónde es? ¿o es pura casualidad?


La rutina no es tan mala. Hay cosas en las que sólo se puede pensar con muuuuucha tranquilidad.

Besos! celebro tu vuelta ;-)

Mae 5 de octubre de 2008, 22:42  

Me alegro de volver a leerte...
Besos desde el noroeste.

amanda 5 de octubre de 2008, 22:49  

Ummm, ahora todo cuadra... :-D

Marga. 5 de octubre de 2008, 23:24  

bueno, has vuelto. Se veía venir. Me he sentido como tú ochocientos millones de veces. Hasta que la rutina desaparece. Cada día tiene su " toque especial" búscaselo.
también sabía que acabarías por apreciar esta ciudad, y que la sentirías muy tuya. -tapas,cañas,conciertos y miradores- No te desesperes. Este año pasa tan rápido...sexto-gala-mir.Es muy intenso. ve haciendo acopio de fuerzas , y a tirar palante.

Mj 6 de octubre de 2008, 9:47  

Insertar emoticón del msn que sonríe mucho mucho mucho. Anoche me alegraste la guardia por escribir esto, lo sepas.

ISOLDA 6 de octubre de 2008, 11:08  

Disfruta del momento.No dejes que se te escape de las manos.

LA LUNA 6 de octubre de 2008, 11:42  

GRACIAS POR VOLVER. La otra noche en la cena me di cuenta de que os he echado mucho de menos a todos los erasmus. Así que egoístamente te diré que me alegro de que estés aquí otra vez!

Alv 6 de octubre de 2008, 16:00  

welcome back, no es el último año de nada, es el principio de otras muchas cosas, así q ni lo pienses, q las vueltas al cole, el forrar carpetas, todo eso, las tendrás siempre, aunq se llamen de otra manera.

nice to see you again, chaval

Nebulina 6 de octubre de 2008, 21:02  

:D
Y sí...las palabras curan, igual que las caricias. Casi es lo que más falta en la sociedad..
Un besazo!!

Anónimo 7 de octubre de 2008, 12:12  

Muchas gracias.

¿Te puedo preguntar de dónde sacaste la versión de Dylan que grabé? No la incluí en el disco y creía que estaba bajo llave. Sólo por curiosidad.

Luis A.

W. 7 de octubre de 2008, 14:57  

Gracias a todos por no insultarme tras mi silencio y tal.

Y a Luis A. (un honor que se pase ud por aqui) decirle que la cancion circula por la red. No me acuerdo el lugar pero se cruzó en mi camino cuando buscaba tus canciones en Italia ya que lo que viene siendo el cd fisico se quedó en mi casa por motivos de espacio. 1. no debió quedarse fuera del cd
2. buscaré el foco origen
3. gracias

Juana 7 de octubre de 2008, 17:53  

"La importancia de la palabra es notable. Somos el conjunto de nuestras palabras, y cualquier enfermedad es una palabra, no dicha por la boca, sino por el cuerpo."
Del libro "El cuerpo como herramienta de curación" de Christian Flèche (enfermero)

Juana 7 de octubre de 2008, 18:00  

"Las palabras tienen algo especial. En manos expertas, manipuladas con destreza, nos convierten en sus prisioneros. Se enredan en nuestras extremidades como tela de araña y en cuanto estamos tan embelesados que no podemos movernos, nos perforan la piel, se infiltran en la sangre, adormecen el pensamiento. Y ya dentro de nosostros ejercen su
magia."
Del libro "El cuento número trece" de Diane Setterfield

Anónimo 8 de octubre de 2008, 2:27  

Dicen que los ojos son el espejo del alma, ese reflejo tácito con ese brillo que raya con lo intangible de lo sutil que resulta... y las palabras, son su materializacion, como mas se puede hacer materia un alma de no ser por las palabras....

Gracias por regresar, cuando te leo desde mi prudente innominia, me reconfortas increiblemete, soy tu fan ;)

Ingrávida 8 de octubre de 2008, 18:07  

...como deciamos ayer, eh? :D me alegro yo tb de leerte de nuevo. Hay muchas cosas que quisiera decirte y no me van a caber aqui. Creo q procede un cafe, hace? solidaridad posterasmus y todo eso. Mua.

Isa 9 de octubre de 2008, 13:03  

:D

About This Blog

About This Blog

  © Blogger templates Brooklyn by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP