sábado, 18 de octubre de 2008

Te cedo parte de mi hipocampo

"Le puse a Cristo mi sombrero de cowboy
y me tiré a la piscina para quitarme la vida
desperté tendido en una jardín lleno de colores
y una botella de ron clavada en el corazón" Desde Dentro (Miss Caffeina)
Supongo que debería hablar de hacer cosas por última vez y tragedias similares pero no me apetece. Disfruté de la "celebración" de San Lucas como si de un niño pequeño con zapatos nuevos y un par de playmobiles en el bolsillo se tratase. Lo organizan los de 4º, pero participan todos los alumnos. Se ensucia a los de primero con todo lo imaginable y se los lleva de paseo por la ciudad hasta la plaza de la universidad (frente a Derecho). Este año, iban disfrazados los de 4º de Caperucitas y el Lucas (representante de la promocion en esta celebracion) de Lobo disfrazado de abuela. Curioso. Nosotros fuimos más agresivos y ellos más originales. Lo importante es que al final disfrutemos todos, que los de primero pierdan el miedo y la vergüenza, que se conzocan entre ellos y que hablen con los mayores que tambien pasaron por lo mismo un dia y que son los que tienen las respuestas a sus dudas. El que quiera ver polémica y apologia de alcoholismo o aberraciones y atentados contra la integridad humana, pues que las vea. Yo lo sufri en su momento y para nada me senti humillado. Hable este año con los de primero y me dijeron que se lo estaban pasando genial. Ahora si, se me puso un nudo en el estomago cuando unos cuantos de tercero (promocion que fue novateada por la mía, disfrazados de Piratas...) nos comentaban que no quieren quedarse sin esta tradición y que el ilustre (toma eufemismo) señor decano pretende que la celebracion pase a ser un partido de futbol. Cada año lo ponen más dificil, cada año intentamos andar con pies de plomo y que no se desmadre la cosa, pero por dios, un día al año... Sí, ensuciamos las calles y hacemos ruido, lo reconozco. El caso es que nuestro nuevo decano era antes un profesor que iba de colega y nos incitaba a luchar por unas practicas dignas, pero ahora es aun peor que el anterior, intentando solucionar las cosas a su manera sí o sí, haciendo que las colas en secretaria aumenten y aumenten hasta limites insospechados, y las practicas...las empiezo el martes y no han salido ningun tipo de listas con el medico asignado, asi que será sorpresa. No sé que tendrá el poder que vuelve gilipollas a los que lo alcanzan.
Y me fui de la plaza de Derecho volviendo la cabeza atrás varias veces, como me ha pasado ya alguna que otra vez, por el miedo a olvidar, supongo.

Al día siguiente o lo que viene siendo ayer, mi resaca, mi cabreo por como se trató el tema novatadas de san Lucas por un monton de periodistas (desinformados, sensacionalistas y buscando polemizar) y yo nos vinimos en un apasionante viaje en autobus para volver a casa, sí, mi casa, esa donde mi almohada tiene el grosor adecuado y las estanterias estan llenas de mis libros, esa donde Lúa se enrosca en mis pies y el patio está lleno de macetas. Normalmente mis vueltas a casa no coinciden con los puentes, como a todo el mundo, así soy yo o así es la vida para conmigo. Total, que es la feria de este el mio pueblo así que con la excusa me vengo y comparto noches de las de siempre con mis amigos de siempre, aunque este año el grupo ha sido cortado en dos por motivos erasmusiles, de proyectos fin de carrera y cosas por el estilo. Aun asi, merece la pena ese tedioso viaje en bus. Solo son dos horas, por Dios, que alguna vez llegué a contar 9 horas en un tren... En ese autobús compartí un rato de charla con una novata de las que se manchó hasta decir basta y una veterana, ya R1, que me novateó a mi en su momento. Y ves las ilusiones y miedos por un lado y por el otro, y me doy cuenta que al final todo merece la pena. Todo. Pero bueno, ahora que todo es vértigo, que todo son decisiones y que el tema de conversacion estrella es la academia MIR con la que quemarás 7 meses de tu vida, voy recuperando ese aire que hace un par de meses me faltaba alrededor. Y es que va a ser verdad que soy muy de asomarme a acantilados.


3 comentarios:

El guardián 19 de octubre de 2008, 12:45  

la vida es un ciclo, ya nos lo enseñó el rey león :)
un abrazo!

Vitote 19 de octubre de 2008, 19:00  

Los periodistas son iguales aquí, allí y en Pernambuco. Yo San Lucas me lo pasé vendiendo papeletas, una mierda auténtica, me desquitaré con el del año que viene. Da miedo mirar atrás, por eso lo de abalanzarse sobre los precipicios a veces no es tan malo.

A cuidarse

Nebulina 20 de octubre de 2008, 1:14  

A nosotros también nos lo intentan poner difícil. El periodismo (por llamarlo de alguna forma) está haciendo mucho daño :S
Un besazo"!

About This Blog

About This Blog

  © Blogger templates Brooklyn by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP