jueves, 31 de julio de 2008

Cómo me quedé calvo

Aludiendo al titulo del libro de Arnon Grunberg creo que es una buena forma de empezar este post. Si, uno se hace mayor y sus timidas entradas estan convirtiendose a pasos de gigantes en entradas con nombre propio. Segun mis genes estoy destinado a tenerlas pero no a quedarme calvo. Confiemos en mis genes (que todo el mundo cruce los dedos).

Así que hoy, ni corto ni perezoso, me levanto con ganas de cortarme mis greñas. Todo fuera. Rapado. Ya no me pueden pillar si consumí drogas el año pasado o si me han intentado envenenar con cianuro. Nada que esconder, una nueva era o el calor sureño que me está secando por momentos. Ahora me miro en el espejo y tampoco estoy calvo, pero las entradas estan ahi mirandome desafiantes. Y tengo que tomar un poco el sol que estoy perdiendo mi moreno cerdeña. Y y y, todo lo demas. Cambio por dentro y por fuera. Quien me lo iba a decir hace un año...

4 comentarios:

A. 3 de agosto de 2008, 1:14  

... no mires la entradas, sigue un poco más abajo... tu sonrisa!!

;)









xxxooo

Vitote 3 de agosto de 2008, 18:38  

Mejor, poque a mí me jode quelos forenses me pillen cuando me enveneno con cianuro, es una puñeta, ya uno no puede ni tener intimidad jeje.

Yo me he rapado también, es más cómodo no peinarse por las mañanas y prevenir los piojos...aquí se te pueden pegar seguro.


A raparse!

Ingrávida 5 de agosto de 2008, 21:23  

...quién nos iba a decir tantas cosas hace un año...

besos

Anónimo 7 de agosto de 2008, 4:22  

Pero que exagerao eres.... Si, yo soy la culpable de su rapado, le pasé la máquina, al 3 señores xDDDD y he de decir que está muy guapo así.
Soy de las que opinan que los que llevan flequillo o esconden su cara tras el pelo tienen algo que esconder (bueno o malo, por timidez o mala conciencia).
No tienes nada que esconder hermanito. Levanta esa cabeza y mira bien alto...

About This Blog

About This Blog

  © Blogger templates Brooklyn by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP