miércoles, 26 de diciembre de 2007

Lo specchio del mare


"... la Nochebuena se viene, la Nochebuena se va. Y nosotros nos iremos y no volveremos más..." versos de un Villancico popular


Navidad: época de reencuentros con sonrisas en la boca y una extraña felicidad encima. Podíamos hablar de falsedad pero, sinceramente, no me apetece.

Mis días en familia han estado de lujo, de las mejores que recuerdo. Sin ninguna bronca familiar (que eso se agradece) con muchas gambas y langostinos y altas dosis de conversación con familiares varios. Luego llega el tipico familiar que ni sabia que estaba estudiando fuera este año y entonces te das cuenta de lo mucho que te ha echado de menos y tal. Estas cosas hasta en las mejores familias pasan... pero vamos que las charlas con mi abuelo son inpagables (cada nochebuena tras sus vasos de vino me cuenta la misma historia sobre como recuerda mis primeras horas de vida en las que creían que estaba enfermo pero lo unico que tenía era frio: "lo recuerdo como si hubiese sido hace unas horas" "abuelo, hace ya más de 22 años") porque el tiempo se escurre entre los dedos y un día solo me quedarán los recuerdos. Que desde la calle en la que esta la casa de mis abuelos se vea el mar no tiene precio.
Por lo que pueda pasar y escape a mi control aprovechemos el día a día aunque tenga insomnio y termine escuchando hasta altas horas la música que mi hermana a metido en mi nuevo mp3 y gracias a esto descubra que nos gustan las mismas canciones aunque hacia ya tiempo que dividimos musicalmente caminos salvo excepciones, y aunque sea coincidencia (me da igual).
Foto: Almería capital vista desde la circunvalación. No hay ni un mísero mirador/merendero/area de descando para pararse a contemplar la ciudad, el puerto, lo verde que está la zona que da al norte en la Alcazaba.

5 comentarios:

carlos 26 de diciembre de 2007, 15:54  

sebas..........

Felices fiestas!

;)

Mj 26 de diciembre de 2007, 18:21  

Daría mis ojos por poder ver el mar en navidad como tú. No creo que hubiera regalo que me gustase más, salvo, claro, un barco :)

Lo de la música y los hermanos mayores, es realmente curioso: siempre son ellos los que nos abren el camino y luego renegamos de lo que nos enseñaron. En mi caso, cuando tenga nómina, le pagaré una entrada para ver los dos a U2.

Aradiah 26 de diciembre de 2007, 18:23  

wiwixu a mery crismas! (te lo digo en extranjero porque se que tu eres ya casi bilingüe) La navidad es lo que tiene...que descubres que las cosas no cambian y que da igual lo mucho que se mueva el mundo, que tu familia va a seguir con las mismas conversaciones, en la misma ciudad y con ese mar de fondo (que envidia!!!)
1 besazo

W. 26 de diciembre de 2007, 19:07  

Carloooooos, hombreeeee, feliz navidad a ti tambien!

Mj, no des tus ojos, da el dedo meñique de la mano izquierda o el lobulo de la oreja derecha o hasta un par de costillas, pero lo ojos no, que el mar hay que disfrutarlo multisensorialmente.

(de mi hermana me queda aquello de: oceanos en calma se haran en noches largas mar calido mar bravo mar nuestro mar salado; que me sigue pareciendo una letra brutal, de amor, pero brutal)

Aradiah, Bon Nadal!!!! Es verdad, que por mucho que cambies tu el resto sigue absolutamente en el mismo punto como si nada hubiese pasado (y asusta o decepciona un poco o ambas cosas a la par, tal vez). Peeero, de tus palabras tengo una queja. Que es eso de mar de fondo???? mar al fondo si, lo acepto, pero mar de fondo es cuando el mar está revuelto (y es lo que dice mi madre cuando el día está gris y el animo de la gente enrarecido, muy mujer de mar ella);P

Abracci per tutti

carlos 26 de diciembre de 2007, 20:54  

Fui muy soso... Muy felices fiestas!!!!

Ahora mejor, jaja.

A ver si te animas con una cosina que puse en mi blog.

*** bienvenido ;)

About This Blog

About This Blog

  © Blogger templates Brooklyn by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP