viernes, 9 de abril de 2010

Acuérdate de vivir.

"Dejarse llevar suena demasiado bien
Jugar al azar
Nunca saber donde puedes terminar o empezar"
Copenhague (Vetusta Morla)

Es época de reflexión y de introspección, de mirar al futuro cercano con pies de plomo y la cabeza fria. Soy incapaz. Así que llevo 3 semanas devorando series y peliculas como si se me fuera la vida en ello para asesinar el tiempo. Os recomiendo A Dos Metros Bajo Tierra por ser de lo mejor con lo que me he cruzado nunca.

Pero el tiempo pasa y va en mi contra. Nadie ha sido capaz de disparar a las manecillas del reloj, insensatos todos. Y ya está, ya llegué y se suponía que iba a saber lo que quería una vez hubiese llegado. Nada, que no. Podrían haber pasado tantas cosas y no pasaron...
Mi número, mi número. Mi número es muy bonito. Es tremendamente bonito. Pero la belleza no gana según que partidas así que lo que antes fueron miedos a estrellarme, a quedarme descolgado se han transformado en miedos a no poder controlar la ciudad en la que coger la especialidad adecuada. Cuando encontramos respuestas nos cambian las preguntas, ya sabéis...
Yo siempre había dicho que quería una ciudad con mar. Ahora no sé lo que estoy dispuesto a perder por el camino o si tal vez el hecho de no tener mar debe ser un criterio principal a la hora de descartar ciudad. Quizá todo vale llegados a este punto (que sea un hospital universitario, que tenga mar la ciudad, que tenga aeropuerto, q pase el AVE, que tenga H&M, que tenga Starbucks, etcétera).

¿Me voy lejos o me quedo aquí al lado? Si cojo otra especialidad distinta a la que lleva años rondándome la cabeza podré elegir un hospital grande y bueno en el que convertirme en un buen médico, pero no sé si ese es un buen punto de partida, si es engañarme a mí mismo o si en realidad allá donde vaya voy a ser feliz. Yo solo quería ser médico y curar gente y ahora no sé muy bien por donde tirar. Debe ser el pánico escénico... Pero debo salir al escenario y ser sincero, principalmente conmigo mismo y el dichoso futuro a corto-medio plazo. Tal vez lo que debería hacer es montar un bar con un escenario al fondo donde se haga música de vez en cuando y cocine paella para los amigos los domingos.

Así que en éstas estamos este fin de semana previo:

-Plan A: que pase algo y la plaza que quiero aguante hasta mi número (de fe, sobrados)
-Plan B: irme sea donde sea por la especialidad adecuada-soñada
-Plan C: coger una de las segundas opciones que además conllevarán un hospital más importante
-Plan D: repetir el MIR
-salida por la tangente: montar un bar


En fin, a verlas venir. A esperar varios días y confiar. Tal vez sea todo más fácil llegado el momento de entrar en esa sala donde se decide todo. Tal vez si que sea verdad que en ese momento lo tendré claro. De fe, sobrados. Todo irá bien. El corazón en la garganta, un nudo de doble lazo en la boca del estómago.

Y no, no he hecho la dichosa lista.

4 comentarios:

Brian Edward Hyde 12 de abril de 2010, 1:31  

Y dale con la lista... Que sólo pienses en ser feliz, que no es lo mismo que ser un magnánimo profesional. Igual lo uno llega con lo otro, tú mismo.
De fe íbamos sobrados, ¿no?

El 6 de Fonsa 12 de abril de 2010, 14:26  

Elijas lo que elijas, acertarás
La felicidad no es más que la persecución de un sueño, y no números, opciones y cábalas

Espero que todo se de bien

Morland 13 de abril de 2010, 11:37  

Yo siempre he creido que la felicidad no es una meta final, algo a lo que llegas y ya está, sino que debemos encontrarla en cada cosa que hagamos, en cada decisión que tomemos;y muchas veces cuanto más nos empeñamos en pensar que plan escogemos, más dudas se generan; así que hay momentos en que es mejor dejar la cabeza descansar y verás que las respuestas poco a poco saldrán.

Anónimo 15 de abril de 2010, 12:48  

Así estamos todos,viviendo en esta incertidumbre, supongo que en el último momento lo que afloran al exterior son los deseos del subconsciente, y tendemos a alegir cosas que a a veces están reñidas con la razón y las razones más razonables.

Lo de la felicidad es tarea de cada uno buscarla, y saber las propias prioridades personales de cada uno para conseguirla, que además suele cambiar bajo la perspectiva del tiempo.

Mucha suerte.

Susana.

About This Blog

About This Blog

  © Blogger templates Brooklyn by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP